Cuidados de las joyas

Como nuestras piezas artesanales son más delicadas que las piezas industriales o producidas en masa y queremos que vuestras joyitas de Pili&Mili os duren mucho tiempo en perfecto estado, os damos unos consejos para conservarlas mejor: 

  • Intenta mantenerlas alejadas de la suciedad. El polvo puede hacer que las piezas se oscurezcan rápidamente, por lo que aconsejamos guardarlas en el packing original o en alguna caja o bolsita de tela para protegerlas. Además te recomendamos que no las juntes con otras piezas, ya que el roce entre ellas puede hacer que pierdan color, se arañen, se enreden las cadenas o incluso se oscurezcan por zonas.
  • Aléjalas de la humedad. Intenta no mojarlas, rociarlas con colonia (ya que el alcohol de las colonias afecta de manera muy negativa en las piezas de latón) o incluso guardarlas en el baño o en otras zonas húmedas, ya que la humedad reacciona ante las piezas dañando el color rápidamente.
  • Recuperar su brillo original. El tiempo que tardan las piezas en perder el baño y comenzar en oscurecerse depende de muchos factores: desde el mimo y el cuidado con las que las cuidemos, hasta el PH de cada piel. Con el uso las piezas pueden oscurecerse, para devolverle el brillo a las piezas de latón simplemente límpialas con zumo de limón. Frótalas con un trapo humedecido en zumo de limón, o si están muy sucias sumérgelas directamente en el zumo y deja actuar durante unos minutos. Después frótalas con un paño suave y recuperará el brillo original.

Nosotras hemos decidido mejorar la calidad de nuestras joyitas eligiendo piezas que estuvieran libres de plomo, níquel y cadmio. Estos metales suelen ser fáciles de encontrar en las piezas echas de latón. El plomo es un metal pesado y muy toxico que puede provocar reacciones alérgicas e incluso ser cancerígeno, al igual que el níquel y el cadmio. Sin embargo, han sido metales muy utilizados en la bisutería ya que hacen que el color dorado de las piezas sea más duradero. Actualmente hay una normativa vigente en Europa y Estados Unidos por la cual queda prohibida su utilización en piezas de bisutería, ya que aunque las aleaciones suelen ser bajas, no dejan de ser metales que producen alergia y pueden llegar a ser cancerígenos. Y no solo nos preocupamos por la salud de nuestros pilimileros, también queremos que nuestros productos sean de calidad. Por ello nuestras cadenas y cierres están chapados en oro de 16k y 18k dependiendo del modelo. Desde que comenzamos este proyecto teníamos claro que queríamos ofrecer piezas que estuvieran al alcance de todos sin escatimar en la calidad, por ello hemos buscado entre muchos proveedores hasta que hemos dado con los actuales. Porque además de buscar piezas bonitas y originales, queríamos ofrecer la máxima calidad sin que ello elevase el precio.